Como conservar el whisky

Te ha pasado alguna vez que vas a coger una botella de whisky y está más vacía? El whisky se ha evaporado?

O vas a tomar un poco de aquel whisky especial y ya no sabe como lo recordabas. Ha cambiado de sabor o soy yo?

A nosotros nos ha pasado, y, como no queremos que repitáis los errores que nosotros cometimos, vamos a compartir con vosotros algunos trucos para conservar el whisky, tanto si tenéis la botella por abrir o ya abierta.

Consejos generales:

  • Ten siempre la botella colocada en vertical, nunca tumbada
  • Que no le toque la luz del sol
  • Ten las botellas de whisky en un lugar fresco

Colocación de la botella

A diferencia del vino, que requiere que las botellas estén tumbadas para mantener el corcho húmedo, el whisky no. De hecho, si tuviéramos una botella de whisky tumbada, el alto contenido de alcohol haría que el corcho se fuera desintegrando, lo que aportaría aromas que no queremos al whisky.

Pero un problema de tener una botella mucho tiempo de pie (años) es que el corcho se va secando y el oxígeno va entrando dentro de la botella, lo que puede provocar varios problemas:

  • que se nos rompa el tapón
  • que el whisky se evapore
  • que, con la entrada del oxígeno, se nos oxide y modifique el sabor del whisky

Cómo evitarlo? Muy sencillo. No tengas una botella más de un año (ni abierta ni por abrir :-)) o bien sella el tapón. Para sellar el tapón, lo mejor es el parafilm. Es un film que se utiliza en laboratorios. Es elástico y flexible y se va a ajustar perfectamente a la botella.

Solo tienes que estirar el film lo máximo que puedas e ir dando vueltas alrededor del tapón y el cuello de la botella, como tres o cuatro. Con un trozo de 10x5cm tienes más que suficiente.

Otro truco clásico, pero que no convence mucho ya en estos tiempos, es voltear la botella de vez en cuando para humedecer el corcho (dos veces al año, 10 segundos).

Luz

La luz directa es el principal enemigo del whisky. Si se deja expuesto al sol van a pasar varias cosas:

  • cambiará el color del whisky (especialmente aquellos que llevan colorante)
  • el corcho se va a secar más rápido, con los problemas que hemos comentado cuando hablábamos de la colocación
  • se modificará el sabor del whisky, ya que con los cambios bruscos de temperatura, puede amortiguar sus sabores y matices y acabar desestabilizándolo.

Como evitarlo? Primero de todo, colocar el whisky en un sitio que no toque la luz, un lugar oscuro, un armario o una despensa.

Además, si el whisky venía con un estuche, no lo tires y deja la botella allí dentro. Además de ser bonita, te va a proteger el whisky. Pero igualmente, que no esté expuesta a la luz solar directa.

Temperatura

El whisky necesita una temperatura estable (sin cambios bruscos) y fresca. La temperatura ambiente ideal es entre 7 y 18ºC, máximo 21ºC.

Los principales problemas si no hacemos esto son:

  • el whisky se va a evaporar más rápidamente. Cuanto más elevada sea la temperatura, más riesgo de evaporación
  • va a cambiar el sabor del whisky

El punto de ebullición del alcohol es de 78ºC, menor que la del agua, que son 100ºC. Por lo tanto, es más fácil que el alcohol se evapore con temperaturas elevadas. Con el tiempo, si tienes la botella en un sitio con temperaturas altas o variaciones significativas, la proporción agua-whisky en el líquido va a cambiar ya que el alcohol se está evaporando más rápido que el agua. Esto te va a afectar al sabor del whisky y puede llegar a arruinarlo.

Por lo tanto, lo mejor es encontrar un lugar dentro de casa que no reciba luz solar directa y que no tenga variaciones de temperatura importantes. Por ejemplo un sitio como una bodega, una despensa o un armario situado en la parte inferior, que no le toque directamente el aire acondicionado o la calefacción.

Sabías que el alcohol tiene gran capacidad de contraerse y expandirse en función de la temperatura?
Por ejemplo, si marcas una botella al nivel donde está el líquido y la pones en la nevera, verás que el nivel baja. Esto se debe a que el alcohol se está contrayendo. En cambio si aumenta la temperatura, el líquido se expande (aunque no llegue a evaporarse) y sube el nivel. Por este motivo las botellas no se llenan del todo, para evitar el riesgo de que hagan "pop", especialmente durante su transporte.

Otros aspectos importantes a tener en cuenta

La humedad puede afectar a la botella y al whisky a largo plazo. Por lo tanto, te afecta si quieres guardar una botella durante mucho tiempo, tipo colección.

Los problemas que puede provocar la humedad son:

  • un exceso de humedad puede dañar el tapón y la etiqueta
  • una humedad muy baja, por ejemplo en una habitación con aire acondicionado, puede provocar que el whisky se evapore más rápido al intentar compensar la humedad dentro y fuera de la botella. Prueba el truco de sellar la botella con parafilm.

Qué hacer si ya tenemos la botella abierta

Además de todo lo comentado hasta ahora, es decir, si respetamos colocación, luz y temperatura, hay algunas cosas más a tener en cuenta en el caso de tener una botella ya abierta.

El principal problema es la evaporación (sí! No nos lo estamos imaginando! No viene ningún duende por las noches a beberse nuestro whisky!).

Además, una vez abrimos la botella y empieza a entrar oxígeno dentro, el proceso de deterioro del whisky se vuelve imparable y se acelera cuanto más vacía está.

Así que no solo se nos evapora el whisky sino que también perdemos aromas.

La recomendación es:

  • cuando vayas a guardar la botella, asegúrate de que el tapón está bien apretado.
  • si te queda la mitad de la botella o más, tienes de margen entre 1 o 2 años máximo.
  • si te queda un cuarto de botella o menos, no esperes y termínala. Tienes máximo 6 meses, aunque ya puedes notar cambios en el sabor al cabo de un mes.
  • si quieres guardar el whisky durante tiempo una vez ya abierta la botella ("es que me guardo este whisky para ocasiones especiales") plantéate sellar la botella con parafilm para que conserve el sabor y evitar que se evapore o pon lo que te queda del whisky en una botella más pequeña, donde la cantidad de aire dentro de la botella sea mínimo y así reduces la degradación del whisky.

Pero sobre todo, disfruta del whisky en vez de ver como se va evaporando y deteriorando.